El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción ya las implementó en 127 kilómetros. Tienen como finalidad cortar la conexión de las posibles llamas, evitando el avance del fuego.

Al interior de la denominada “temporada alta” de incendios en San Luis, desde el Gobierno provincial se trabaja para evitar cualquier tipo de inconveniente y  reducir al mínimo las probabilidades de siniestros en el territorio puntano.

El Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción implementa picadas cortafuegos estratégicas que, a diferencia de las clásicas perimetrales, son desarrolladas íntegramente por el Estado provincial, desde su diseño hasta la acción concreta en territorio.

Este tipo de picadas se llevan adelante en diferentes puntos del corredor centro-norte de la provincia: San Francisco, Quines y La Botija, entre otras localidades.

Características de las picadas estratégicas

Son de unos 30 metros de ancho y permiten un fácil acceso a las zonas complicadas, ya que tienen una función de comunicación que agiliza los procesos de combate de las posibles llamas. En algunos casos pasan por el medio del campo, ya sea porque es una zona serrana o porque la formación boscosa exige que pasen por ahí. Se denomina estratégica porque está enmarcada dentro del Plan Provincial de Picadas Cortafuego.

¿Cómo se realizan las picadas estratégicas?: Debe limpiarse una zona que presenta vegetación, hasta dejar el suelo en condición mineral (sin restos de vegetación). El fin es cortar la conectividad de las llamas, para que el fuego no siga avanzando.

Foto: Prensa Ministerio de Medio Ambiente, Campo y Producción.

Fuente: El Semiarido. 

 

 

Figura en el documento que envió el presidente Mauricio Macri a la Cámara de Diputados. La obra llevará poco más de tres años y tendrá un valor de US$ 2.800 millones. No hay seguridad que pase por la capital de San Luis.

Luego de amplias negociaciones realizadas con empresarios chinos, el presidente Mauricio Macri incluyó la recuperación del ramal San Martín, la línea central de cargas que conecta los polos industriales del Mercosur con los túneles internacionales a puertos chilenos. La megaobra tendrá un costo de US$ 2.800 millones, explicó el portal económico Ecocuyo.

Si bien la noticia se conoció la primera quincena de mayo, recién este mes fue oficializada al ser incluida en el proyecto de Presupuesto Nacional.

Paralelamente, altas fuentes del gobierno puntano revelaron a El Semiárido que no está asegurado el paso del ramal por la ciudad capital, ya que el gobierno nacional insiste en base a estudios técnicos del relieve equivocados (según la visión oficial de San Luis) que el ramal debe pasar por Zanjitas, 60 kilómetros al sur del actual trazado.

La finalidad es aliviar los costos de transporte de cargas por vía terrestre, que hoy se realizan por vía de camiones a través del corredor bioceánico. Se estima que una vez entrado en funcionamiento para 2024, el circuito podría aliviarse en un 55% de los costos actuales. Sumados al auge de los vuelos interprovinciales, también traería aparejado una reducción drástica al empleo de las rutas y autopistas, y con ello una disminución de los accidentes viales.

Según consta en el documento elevado al Congreso, la renovación de 1.626 kilómetros de vías del histórico ramal San Martín permitirá unir a las provincias centrales desde Buenos Aires hasta Mendoza, donde se espera una complementación para seguir hasta Malargüe hacia las explotaciones petroleras y mineras y así crear un circuito con el ramal Roca de Vaca Muerta a Bahía Blanca bajo el esquema de participación público-privada. Las tareas demandarán de 39 meses de obras, aunque es probable que se extiende hasta los cuatro años inclusive, reveló Ecocuyo.

Con el proyecto de renovación terminado y el nuevo material rodante, la línea pasará de transportar 2,3 millones de toneladas a más de 13 millones de toneladas en 2024, según explicó el Ministerio de Transporte de la Nación.

La obra será realizada por la empresa China Railway Construction Corporation Limited (CRCC), con la que ayer se firmó el acuerdo. La firma también incluyó otro acuerdo por el cual la compañía plantea conseguir, a través del Eximbank China, un crédito por 2.400 millones de dólares, por lo que el resto deberá ser aportado con financiamiento propio.

El Ferrocarril General San Martín (FCGSM), fue llamado así en honor a José de San Martín. De trocha ancha, las históricas vías parten de la terminal ferroviaria de Retiro, en la Ciudad de Buenos Aires, y se dirige hacia el oeste del país, atravesando las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis, Mendoza y San Juan. Fue formado al nacionalizarse los ferrocarriles entre 1946 y 1948, ocupando vías que pertenecieran al Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, de capitales británicos.

Foto: Diario Los Andes

Fuente: El Semiarido. 

Con 38 millones de toneladas, el cereal argentino bate récord. Gracias a la mejora genética y al perfeccionamiento de otras técnicas, hoy el cereal puede encontrarse en gran parte del territorio nacional. Un grupo de especialistas pone énfasis en prácticas que ayuden a conservar y extender la alta productividad alcanzada: reducir la presión de las plagas y siembra de refugios, las destacadas.

Conocido como uno de los cultivos pioneros en el desarrollo agrícola argentino, el maíz logró consolidarse en los sistemas productivos nacionales. De hecho, según la Bolsa de Cereales de Rosario la campaña 2016/17 cerraría con un 26 % más de granos que el ciclo anterior y, frente a la próxima, algunos indicadores anticipan un escenario favorable para aplicar tecnología.

Gracias a la mejora genética y al perfeccionamiento de otras tecnologías, hoy el cereal puede encontrarse en gran parte del territorio nacional: desde las latitudes más cálidas hasta las templadas. Sin embargo, la presión de las plagas y la escasa adopción de prácticas de manejo recomendadas plantean un nuevo desafío: cómo asegurar la producción de alimentos a largo plazo.

Daniel Ducasse, especialista en protección vegetal del Instituto de Patología Vegetal del INTA, expresó que el aumento de la población y la dificultad de producir alimentos suficientes presenta a la ciencia el reto de obtener cultivos que se puedan adaptar rápidamente a los nuevos contextos. “Necesitamos plantas que cada vez sean más eficientes y resistentes, no sólo a los insectos, sino también a clima variable y cada vez más extremo”, advirtió.

En esta línea, el mejoramiento genético permitió la obtención de cultivos tolerantes a herbicidas (TH) y resistentes a insectos (Bt); el avance de la tecnología Bt en el cereal ayudó a que se disminuyan considerablemente las pérdidas provocadas por insectos, dio paso a la producción rentable de maíz tardío y de segunda y, además, redujo el impacto ambiental por el menor uso de insecticidas.

El maíz Bt incluye genes de la bacteria del suelo Bacillus thuringiensis, lo que le aporta a la semilla una toxina que ayuda a controlar algunos insectos plaga.

En el caso del maíz, la versión Bt incluye genes de la bacteria del suelo Bacillus thuringiensis, lo que le aporta a la semilla una toxina que ayuda a controlar algunos insectos plaga de las familias de los lepidópteros (mariposas, polillas) y de los coleópteros (cascarudos, vaquitas).

“Desde la aparición, en 1998, de la primera semilla de maíz resistente a los insectos, como los barrenadores, su adopción creció rápidamente”, señaló Eduardo Trumper, entomólogo del INTA Manfredi –Córdoba–, quien aseguró que “según datos del Consejo Argentino para la Información y el Desarrollo de la Biotecnología (ArgenBio), en 2016 los maíces transgénicos ocuparon el 96 % de la superficie destinada al cultivo en el país”.

Seleccionar las mejores características y minimizar las probabilidades de que los cultivos sean perjudicados por factores externos, son básicamente los objetivos de la genética clásica aplicada a los vegetales. “La transgénesis es un proceso a largo plazo y, en muchos casos, costoso debido a que puede llevar hasta 15 años”, graficó Ducasse. “Aquí radica la importancia de utilizar la tecnología con responsabilidad, sin perder de vista las pautas de manejo requerido”, afirmó.

En este sentido, Alfredo Paseyro, gerente general de la Asociación Semilleros Argentinos (ASA), confirmó que “en el corto plazo no se prevé la comercialización de nuevas tecnologías Bt para maíz”. Y añadió: “Es imprescindible manejar adecuadamente las actuales para sustentar la productividad del cultivo en el tiempo”.

Ducasse: “La transgénesis es un proceso largo, por lo que es importante utilizar la tecnología con responsabilidad, sin perder de vista las pautas de manejo requerido”

Asegurar el manejo

A la hora de pensar en la producción de un cultivo, los insectos plaga juegan un rol cada vez más protagónico. Por lo que, conservar los atributos y la eficacia de un cultivo genéticamente modificado requiere de la aplicación de una serie de prácticas como reducción de la presión de selección y siembra de refugios.

En general, la adopción y distribución de los diferentes maíces Bt está asociada con el potencial de rendimiento que los híbridos tienen en cada región. Esto derivó en que se siembre año tras año, en vastas extensiones del país, generalmente sin refugio. “Esto provoca una alta presión de selección y consecuentemente un elevado riesgo de que los insectos plagas puedan evolucionar y hacerse resistentes”, advirtió Juan Carlos Gamundi, entomólogo del INTA Oliveros –Santa Fe–.

Según la filial Argentina del Comité de Acción de Resistencia a los Insecticidas (IRAC, por sus siglas en inglés), “en las poblaciones de insectos plaga hay, naturalmente, individuos con características genéticas que le permiten sobrevivir a la acción de insecticidas, por lo que, si se utiliza siempre la misma estrategia, los individuos resistentes rápidamente se volverán predominantes en la población”. Aquí, la recomendación es alternar los modos de acción insecticidas y diversificar las prácticas de control.

“Es posible minimizar la presión que ejercen las plagas”, expresó Trumper y detalló que “la clave está en optar por un cultivo con un evento Bt sólo en escenarios que lo justifiquen; por ejemplo, en aquellos en los que existe alta probabilidad de ataque de la plaga blanco y pérdida de rendimiento”.

Ducasse: “La transgénesis es un proceso largo, por lo que es importante utilizar la tecnología con responsabilidad, sin perder de vista las pautas de manejo requerido”Paseyro hizo hincapié en que “la siembra de refugios es una herramienta clave en el paquete de las buenas prácticas de manejo del cultivo”.

Cuando se autoriza el uso comercial de un maíz Bt, la conservación de su eficacia y durabilidad depende, entre otros factores, de las prácticas que implemente cada productor en su establecimiento y de las que se adopten también a nivel regional. “Esto se logra sembrando Bt ante escenarios en los que se asume el ataque de plagas será elevado y que, por lo tanto, justifiquen el uso de esta tecnología”, puntualizó Ducasse.

En cuanto a la siembra de refugios, Paseyro hizo hincapié en que “es una herramienta clave en el paquete de las buenas prácticas de manejo y es por ello que la oferta de semilla comercial para esta campaña es en la proporción recomendada (9+1)”.

En este sentido, Ducasse coincidió en la importancia de incorporar un porcentaje de maíz no Bt al sistema. “La siembra de franjas con semillas que no contengan esta tecnología incorporada, en un radio no mayor a los 1.500 metros, puede contribuir a prolongar la eficacia y las propiedades”, indicó Ducasse. “La fórmula 9+1 significa que un 10 % de la superficie de cada lote debe sembrarse con maíz que no contenga la tecnología”, indicó.

De todos modos, Trumper aclaró: “Para que sea exitosa la siembra de refugios deben cumplirse otros requisitos inherentes a cada evento Bt, como el manejo de la superficie que se siembra”.

Fotos: Prensa INTA

Fuente: El Semiarido

Luxelare es una empresa que mediante el monitoreo de los cultivos a través de drones empodera a los agricultores con información que puede significar ahorro en tiempo y dinero, además de impulsar la productividad.

El uso de la tecnología en la agricultura para el monitoreo de cultivos puede significar un ahorro de 30 por ciento en insumos y generar aumentos en la producción de entre 8 y 12 por ciento para el agricultor.

Luxelare, es una startup de agrotech que emplea el uso de drones y otras herramientas para empoderar a los agricultores con información útil que les beneficia en la toma de decisiones y les brinda mayor certeza del avance en sus cultivos.

Julio Lopez, ingeniero en aeronáutica, emprendió el proyecto derivado de las largas jornadas de trabajo que su padre, Ingeniero agrónomo, trabajaba diariamente.

“Cuando hablamos de extensiones grandes, de 100 o 50 hectáreas, que para realizar el monitoreo no vas a recorrer a pie, a menos de la mitad ya te dio un golpe de calor, es imposible, pero un dron lo puede hacer de manera mucho más rápida”, dijo Julio López.

Un dron te mapea 100 hectáreas en 20 minutos y además de ahorrarte tiempo, te va a brindar información mucho más precisa”, explicó.

Luxelare (Cortesía)

La tecnología de Luxelare consiste en drones y una herramienta llamada Captum, además de asesorías y capacitación a los agricultores para su uso.

La empresa trabaja con dos tipos de drones, que ellos mismos han diseñado y desarrollado. El primero es un dron de ala fija, similar a un avión, que recorre hasta 200 hectáreas en 20 minutos, el cuál es utilizado para un mapeo de extensiones grandes a alta velocidad.

El segundo es un multirrotor de seis motores que brinda precisión al estar equipado con sensores infrarrojos y multiespectrales.

Este dron te va a decir que plantas están estresadas, también puede contarlas, lo que es muy útil para calcular el potencial de rendimiento y tomar una decisión de resembrado. También nos puede decir qué altura tienen, un factor determinante para medir el rendimiento de la cosecha

 “Toda esa información nos dice con certeza qué está pasando con un cultivo y no se está adivinando como normalmente se hace, nos dice qué necesitamos hacer para asegurar un rendimiento más rentable”, señaló López.

Captum funciona como una bitácora digital para todo lo que se necesita hacer dentro y fuera del campo. Esta herramienta es útil para conocer pronósticos del tiempo, control de actividades, prevención de enfermedades y todo lo que se cuenta para una buena producción, según Luxelare.

El equipo de agricultores que trabajan con la tecnología de Luxelare, recibe asesoría y capacitación de expertos en los procesos productivos, además ofrece talleres y diplomados para agricultores y agrónomos.

Un dron de Luxelare tiene un valor aproximado de 12 mil dólares, según López, pero debido a que entienden que las necesidades de cada agricultor son diferentes, manejan un modelo de negocio que se adapta dependiendo el tipo de producción y las cantidades que generan.

“Mucha tecnología normalmente fue creada para grandes extensiones, pero todos se olvidaron del pequeño que es 80% de los productores agrícolas de México. Hacemos una contextualización de sus cultivos y en función a eso hacemos una oferta”, explicó.

“No es lo mismo un productor de maíz que invierte cerca de 30 mil pesos por hectárea y uno de papa que invierte alrededor de 130 mil, por eso es diferente también la tecnología de cada cultivo, y nosotros estamos pensando en realmente empoderarlos, por lo que nos adaptamos a sus necesidades y de ahí partimos con cada caso en particular”, agregó.

Actualmente Luxelare tiene una flota de 10 drones trabajando en campos de Sinaloa, Sonora, Coahuila, y Nuevo León.

Fuente: agriculturers.com

El día viernes 16 de junio la UNSL-FICA realizó el primer acto de colación del 2017. En el mismo CIAPA tuvo el agrado de entregarle un presente y felicitar al Ing. Agr. Luciano Lorea por el logro obtenido.

De izquierda a derecha: Ing. Agr. Cortez Miguel Angel, Ing. Agr. Lorea Luciano e Ing. Agr. Díaz Facundo. 

Agroquímicos: Distancias Mínimas. Ministerio de Agroindustria

Buenas Prácticas Agrícolas : Zona de amortiguamiento